Procesado defotografías del teléfono

Procesado defotografías del teléfono
10 de noviembre de 2022 Comentarios desactivados en Procesado defotografías del teléfono Escuela on line escribeafer

Ponemos fin con este capítulo a la serie dedicada a la toma de fotos con el teléfono móvil. Y lo hacemos con un tema tan importante como la toma: el procesado de fotografías tomadas con el teléfono. Hablaremos también de incorporar estas imágenes al flujo de trabajo habitual.

Procesado de fotografías

Hace pocos años, los fotógrafos anhelábamos el formato RAW en los teléfonos. Hoy, prácticamente todos los teléfonos actuales permiten guardar los archivos en bruto. Para ello utilizan el estándar de negativo digital DNG que se puede editar con cualquier procesador de imágenes, bien desde el propio teléfono, bien descargándolas al ordenador. Existen múltiples aplicaciones, tanto gratuitas como de pago que nos permiten realizar este trabajo en cualquier dispositivo.

Una de las aplicaciones que permiten corregir los parámetros básicos.

Si no queremos revelar las fotografías, también podemos optar por guardar los archivos directamente en formato JPEG. En este caso, el procesador del teléfono realiza este trabajo con bastante acierto. Recordemos que la inteligencia artificial forma parte cada vez más importante de las cámaras –no sólo de las del teléfono– y puede adivinar con mucha precisión nuestra intención.

Igual que sucede con los JPEG generados por la cámara convencional, se trata de archivos comprimidos, por lo que estaremos más limitados si queremos volver a procesarlos. Sobre todo si buscamos la máxima calidad. Ten cuidado con retoques extremos pues, como se parte de una fotografía ya procesada, el resultado final puede mermar su calidad.

Los procesados JPEG que realiza el propio teléfono sorprenden favorablemente. ©FG

No queremos citar aplicaciones concretas porque estas pueden variar con frecuencia. Echa un vistazo a las opciones de tu gestor de aplicaciones y déjate aconsejar por las personas de tu entorno y su experiencia.

Muchas aplicaciones permiten sincronizar las fotografías del dispositivo móvil con los equipos de sobremesa. Así, podemos empezar procesando en el terminal y concluyendo el trabajo en casa.

Efectos

Cuando la fotografía móvil empezó a tomar auge, proliferaron –tal vez en exceso– las fotografías con muchos filtros. Estos filtros se aplican, en muchos casos, en el momento de la toma.

Aunque no viene mal investigar las posibilidades creativas de estas opciones, piensa bien en qué medida aportan algo a tu fotografía o si en realidad la están estropeando. Muchos de estos efectos se pueden conseguir después, con cualquier procesador de imágenes y así siempre conservarás, si lo deseas, la toma original.

Recuerda que si tomas una fotografía en blanco y negro, por ejemplo, ya no podrás recuperar el tono original porque la cámara no habrá captado los colores de la escena.

En cualquier caso, guarda siempre el original. No cometas el error de tomar la fotografía directamente con un filtro o de guardar sólo la imagen retocada. No sabes nunca si vas a necesitar esa imagen en el futuro o si vas a querer retocarla de otra manera.

Flujo de trabajo

La cámara del teléfono, al fin y al cabo, es una cámara más. Si nos vamos de vacaciones llevando, por ejemplo, una cámara de acción para las tomas submarinas, nuestra cámara habitual y el teléfono, a la vuelta, lo que tenemos, son «las fotos de las vacaciones». Da igual con qué cámara se hayan hecho.

Por eso, te recomendamos que las fotografías tomadas con el teléfono sigan el mismo flujo de trabajo que sigues con las otras cámaras. Es decir, volcar en el ordenador todas las fotos tomadas y seleccionarlas, editarlas, etiquetarlas y archivarlas con los mismos criterios.

Etiquetas