Naturaleza de la luz

Naturaleza de la luz
17 de noviembre de 2022 Comentarios desactivados en Naturaleza de la luz Escuela on line, Iluminación escribeafer

Comenzamos hoy una nueva serie que nos ocupará varios capítulos. Vamos a hablar de iluminación. Una asignatura que sigue pendiente para muchas personas dedicadas a la fotografía. Hasta ahora hemos aprendido a conocer y aprovechar la luz que nos encontrábamos. Y para empezar, debemos conocer a qué nos referimos cuando hablamos de «naturaleza de la luz«.

La luz es la materia básica de la fotografía. La cantidad de luz determina si un sujeto podrá registrarse o no y de su calidad y dirección dependerá el aspecto que ofrezca.

En algunas ocasiones podremos elegir la iluminación pero otras muchas no nos quedará más remedio que aprender a sacar el mayor partido a la luz de la que disponemos. Para ello, debemos aprender a observar como afecta a los objetos que nos rodean.

Con la luz artificial podemos crear el ambiente deseado. ©FG

Ya hemos hablado de su composición física y en el ocho de cómo influye en la composición. A partir de ahora vamos a aprender a crearla y controlarla para ambientar, atraer la atención hacia alguna zona, modificar las formas o reproducir textura.

Naturaleza de la luz

Para estudiar la luz, tenemos que empezar conociendo su naturaleza u origen. Así, podemos distinguir entre luz natural o artificial.

Se considera luz natural únicamente la que proporcionan el sol o la luna. Se trata de una fuente de luz única, de gran intensidad y muy direccional.

Entendemos por luz artificial la que aporta el fotógrafo mediante diferentes fuentes o con sus distintos accesorios que modifican sus propiedades.

En el mercado existe una amplísima oferta de iluminación artificial. ©FG

Aunque, en rigor, no puede considerarse «luz natural», a nosotros nos gusta incluir en este apartado las luces de origen artificial que nos encontramos en distintas situaciones, pero no podemos controlar ni modificar con facilidad, tales como farolas, iluminación doméstica, escenarios, etc.

La luz que nos encontramos en un espectáculo es, en rigor, artificial, pero igual que la del sol o la luna, no la podemos manejar a nuestro antojo. ©FG

Estas luces son, en realidad, de origen artificial. Sin embargo, en la mayoría de las situaciones en que las encontramos, no las podemos controlar y dirigir. O sea, lo mismo que sucede con la luz del sol y la luna. Por eso, a la hora de tomar una foto debemos trabajar con ellas de la misma manera que si fueran naturales. Es decir, aprendiendo a observar su incidencia y tomando las decisiones adecuadas sin poder variar ninguno de sus atributos.

Atributos que explicaremos a partir del próximo capítulo para que te ayuden a conocer y dirigir la luz.

Etiquetas