Intensidad de la luz

Intensidad de la luz
24 de noviembre de 2022 Comentarios desactivados en Intensidad de la luz Escuela on line, Iluminación escribeafer

Seguimos con la serie sobre iluminación. Y seguimos repasando sus atributos. Si en el capítulo anterior hablamos de su naturaleza, hoy tocaría hablar de la dirección. Sin embargo, este tema lo tratamos hace ya unos cuantos capítulos, cuando explicábamos la importancia de fijarse en ello antes de tomar la fotografía. Por eso, te remitimos a aquella entrada y hoy hablaremos de otra característica: la intensidad de la luz.

Cuando hablamos de intensidad nos referimos a la cantidad de luz que recibe el sujeto que queremos fotografiar, con independencia de su procedencia o de la calidad de la misma.

El tiempo de exposición es uno de los parámetros que nos permiten controlar la intensidad de la luz que llega al sensor. ©FG

Si trabajamos con luz natural no podemos controlar la intensidad de manera directa, pero sí podemos variar los parámetros de la cámara para que llegue más o menos luz al sensor –o película– y de esta manera, indirectamente, controlar la intensidad de la luz.

Con luz artificial, ya sea continua o discontinua –flash–, disponemos de herramientas para controlar este parámetro en las propias fuentes emisoras de luz, tal y como veremos más adelante.

Según qué fuente de luz utilicemos tendremos unas herramientas u otras para controlar la intensidad. ©FG

Ley de la inversa de los cuadrados

En este momento hay que tener muy en cuenta la ley de lhttps://es.wikipedia.org/wiki/Ley_de_la_inversa_del_cuadradoa inversa de los cuadrados. Esta ley indica que si duplicamos la distancia entre la fuente y el sujeto, la intensidad de la luz se reduce, no a la mitad, sino a la cuarta parte.

Explicación gráfica de la Ley de la inversa de los cuadrados. ©Wikipedia

Pero hay que tener en cuenta que al alejar la distancia de la fuente de luz, el tamaño relativo de esta con respecto al sujeto se reduce, por lo tanto, aumenta la dureza. Un atributo del que te hablaremos en el siguiente capítulo.

Cuando la fuente está lejana al sujeto y, por lo tanto, su tamaño relativo es menor, se produce una luz dura. ©FG
Si acercamos la fuente y así aumenta su tamaño relativo, las sombras se suavizan. ©FG



Etiquetas