Grafismos

Grafismos
20 de enero de 2022 Comentarios desactivados en Grafismos Escuela on line escribeafer

En nuestro Curso de Fotografía Online, seguimos repasando recursos de interés para utilizar en nuestras fotografías; elementos del lenguaje fotográfico que también nos ayudarán a comprender mejor las fotografías que observamos. Esta semana vamos a hablar de los grafismos.

Cuando en la imagen se repiten elementos pero sin que el movimiento propiamente dicho tenga un protagonismo evidente, no lo podemos considerar ritmo, aunque no por ello deja de ser interesante la utilización de este recurso.

En este caso se consigue un efecto más gráfico que dinámico. Sin embargo, por incluir también repeticiones, logra atraer la mirada del espectador. Se pueden componer imágenes que subrayen un dibujo determinado identificando elementos repetidos en el motivo y aislando la parte que los contiene. De este modo se consigue una especie de abstracción.

Un elemento repetido puede crear sensación de textura y abstracción . © FG

Tanto en la naturaleza como en la arquitectura se encuentran numerosos ejemplos para experimentar con los grafismos. Para acentuar los dibujos se puede jugar con la iluminación o el ángulo de toma.

Cuantos más elementos repetidos contenga la imagen, más sensación gráfica se consigue. Se puede llegar al punto en que los elementos individuales pasen inadvertidos. En ese caso podríamos hablar de «textura» –recurso sobre el que hablaremos más adelante–.

Infinito

Un encuadre cerrado sobre un elemento que se repite mucho –de tal manera que no lleguen a verse los límites– da sensación de multitud o infinitud. Es decir, que se repite de manera indefinida.

Cuando un elemento se repite y no se ve el fin, transmite sensación de infinitud. © FG

El diseño formado por la repetición también se puede romper por un elemento de tal manera que se convierta en sujeto sobre el fondo formado por la repetición. Sirve también de punto de descanso para que el espectador fije la vista.

Lo habitual suele ser encuadrar e iluminar el objeto que se desea fotografiar para realzar ese sujeto. Hay ocasiones, sin embargo, en que el motivo principal puede ser un detalle del propio sujeto porque posee unas formas especiales que llaman nuestra atención. Entonces la propia forma se convierte en protagonista de la imagen.

Al reducir el sujeto a una silueta se percibe sólo la forma, lo que causa un gran impacto visual. © FG
Cambiando la posición de la cámara, cambia la iluminación que recibe el sujeto y se percibe de manera totalmente distinta. © FG

Una silueta recortada, como la de la foto del gaitero que ilustra esta entrada, a pesar de ofrecer poca información, produce un rápido impacto visual. No sería necesario reducir la forma totalmente a una silueta, como en esta foto, se trata de crear un contraste entre el motivo y el fondo para que destaque la forma.

Esto se puede conseguir de varias maneras según el motivo a fotografiar pero siempre la luz jugará un papel fundamental y, más aún, la posición de la cámara. La imagen del gaitero con otra posición e iluminación produce un efecto radicalmente diferente.

Etiquetas