Introducción al color en la fotografía

Introducción al color en la fotografía
12 de mayo de 2022 Comentarios desactivados en Introducción al color en la fotografía Escuela on line escribeafer
Introducción al color en la fotografía

El color tiene más importancia en fotografía del que habitualmente se le da. No sólo por los aspectos psicológicos, sino por la manera en que se relacionan unos colores con otros. Esto afecta a la composición y, por tanto, al mensaje que transmite la imagen. Los colores sirven para expresar y para captar la atención del espectador. A continuación realizamos una breve introducción al color para que comprendas de qué manera nos afecta.

La vida es en color.

A través de la vista recibimos constantemente impresiones de color que tienen la facultad de excitarnos, tranquilizarnos, animar nuestro humor o entristecernos. Si este aspecto de la vida es importante en todas sus facetas aún más en fotografía, convirtiéndose en una de sus elementos fundamentales.

La vida es en color. ©FG

Podemos ver las cosas que nos rodean porque hay luz. Se trata de una forma de energía que se transmite en forma de ondas de diferentes longitudes a partir de una fuente como el sol, una bombilla o un flash. La luz también es la causante de que veamos los colores. Las ondas más largas producen colores como el rojo y las más cortas el violeta.

El ser humano tan solo es capaz de ver las que van desde 380 –violeta– a 780 nanómetros –rojo–. Cada longitud de onda define un color diferente. La suma de todos los colores –longitudes de onda– da como resultado la luz blanca, siendo el color negro u oscuridad la ausencia de colores.

Ojo y cerebro

En el fondo del ojo existen células que detectan las longitudes de onda procedentes de nuestro entorno. La información que recogen la transforman en impulsos eléctricos que son enviados al cerebro, siendo éste el encargado de crear la sensación del color. Unas de estas células son sensibles a los colores y otras a la intensidad.

Nuestro cerebro percibe mejor el rojo que cualquier otro color. ©FG

Existen más células especializadas en trabajar con las longitudes de onda correspondientes al rojo que a ningún otro color, por lo que cuando el entorno en que nos encontramos nos envía demasiado rojo se produce una saturación de información en el cerebro de este color que origina una sensación de irritación.

Debido a que el proceso de identificación de colores depende del cerebro y del sistema ocular de cada persona en concreto, podemos medir con toda exactitud la longitud de onda de un color determinado. El concepto del color producido por ella, sin embargo, es totalmente subjetivo. Depende de cada persona. Dos personas diferentes pueden interpretar un color dado de forma diferente, y puede haber tantas interpretaciones de un color como personas hay.

Círculo cromático

El espectro visible se descompone en una multitud de colores que se podrían simplificar en: rojo, anaranjado, amarillo, verde, azul y violeta. Si unimos los extremos se forma un círculo en el que cada color se transforma en otro de manera gradual. Si hiciésemos girar este disco rápidamente sobre su eje se vería blanco. Esto se conoce como síntesis aditiva.

Si tratamos de simplificar el círculo veremos que se puede dividir en tres grandes zonas: roja, verde y azul. Estos son los colores primarios que, mezclados en proporciones adecuadas dan lugar a todos los demás. Por ello, para obtener el blanco bastaría con mezclar estos tres. Por este motivo, el modelo de definición de colores usado en trabajos digitales es el modelo RGB (Red, Green, Blue).

Círculo cromático.

Sin embargo, cuando la luz choca contra la superficie de un objeto, éste absorbe diferentes longitudes de onda del espectro, mientras que refleja otras. Estas longitudes reflejadas son las causantes de los colores de los objetos que, por ser producidos por filtrado de longitudes de onda se denominan colores sustractivos.

Según esta concepción, los primarios son los opuestos: cian, magenta y amarillo. A partir de estos tres podemos obtener todos los demás, salvo el blanco y el negro. La mezcla sustractiva se utiliza en todas las composiciones en que los colores se obtienen mediante la reflexión de la luz. En el entorno fotográfico se utiliza en la impresión de copias.

En los próximos capítulos seguiremos hablando del color y de su utilización en la fotografía.

Etiquetas