Compensar la exposición

Compensar la exposición
22 de abril de 2021 Comentarios desactivados en Compensar la exposición Escuela on line escribeafer

Como explicábamos en el capítulo en el que hablamos de medir la luz, en la mayoría de circunstancias ajustaremos los parámetros de nuestra cámara para que la aguja del fotómetro se sitúe en el cero. Sin embargo, puesto que, como decíamos en ese mismo capítulo, el fotómetro siempre busca el gris neutro, puede haber situaciones en las que nos interese sobre exponer o sub exponer. Esto se conoce como compensar la exposición.

Si en el encuadre predominan las zonas oscuras, pero yo quiero que se expongan bien las luces, tengo que compensar la exposición con valores negativos. En este caso, -1,3 EV. © FG
Cuando el sujeto que me interesa que aparezca correcto se encuentra situado a contraluz y quiero que se expongan bien las zonas en sombra, tengo que compensar la exposición con valores positivos. En este caso, +0,7 EV. © FG

Conforme vayamos adquiriendo experiencia seremos capaces de compensar la exposición a ojo. , simplemente analizando las luminosidades de las diferentes zonas de la imagen. Sin embargo, hasta que llegue ese momento, tenemos varias opciones. 

  1. Puedes utilizar un modo de medición de luz puntual sobre la zona en que quieras dar importancia, el fotómetro dará la lectura más exacta. 
  2. En el caso de que estés utilizando la medición evaluativa y no quieras cambiar, puedes llenar el visor con el sujeto principal; tomas la lectura y reencuadras como quieras. Entonces tomas la fotografía sin cambiar los valores obtenidos en la primera lectura.

Y... ¿Cómo compenso la exposición?

Si estás utilizando el modo manual de tu cámara basta con que elijas los parámetros de tal manera que el fotómetro se sitúe en valores positivos o negativos  –según la foto que quieras tomar– en vez de en el cero. 

Cuando utilices un programa semiautomático –P, A, S– podrás compensar girando el dial correspondiente para sub exponer –oscurecer– o sobre exponer –aclarar– respecto a la medición general tomada por el fotómetro. Dado que la manera de proceder en este aspecto depende de cada modelo, te recomiendo que consultes el manual de tu cámara.

Cada vez resulta más frecuente encontrar un dial específico para compensar la exposición.

Cada vez son más frecuentes las cámaras que incorporan un dial específico para compensar la exposición. En este caso, basta con girarlo al punto deseado.

Recuerda, no obstante, que tanto este dial como las otras opciones que tengas disponibles en tu cámara, sólo funcionan en los modos semiautomáticos, ya que en el modo manual no tienen mucho sentido.

Hay que tener mucho cuidado al utilizar la compensación de la exposición, porque la cámara se quedará configurada tal como se quedó en la última foto y si olvidamos ponerlo de nuevo a cero podemos estropear las siguientes tomas.

Debes extremar la precaución si tu cámara es Nikon, pues algunos modelos de esta marca conservan los valores de compensación aunque pases a modo manual. Esto puede provocar que, aunque tu fotómetro esté situado en el cero, las fotos te salgan claras u oscuras. Si te sucede esto, revisa la compensación antes de llamar al servicio técnico.

Horquillado de exposición

Cuando no estás seguro de la exposición correcta puedes probar a realizar un horquillado de exposición. Casi todas las cámaras incluyen esta función. Te permite disparar varias fotos seguidas en las que la cámara varía automáticamente los parámetros para obtener una foto correcta y otras sub expuestas y sobre expuestas. En casi todos los casos se puede elegir tanto el número de tomas como los valores de exposición de diferencia entre unas y otras. 

Aunque no nos parece la mejor manera de aprender a exponer correctamente, sí resulta muy útil para realizar montajes de alto rango dinámico –HDR o Hight Definition Range–.

Mediante un horquillado de exposición realizamos tres fotografías: la primera a +1EV que nos da el detalle en las sombras.
Al contar con un contraluz, la foto central del horquillado –EV 0– empasta demasiado las sombras.
La tercera foto del horquillado –EV -1– nos permite obtener detalle de las zonas más iluminadas de la escena.
Combinando en post producción las tres fotos realizadas mediante el método de horquillado obtenemos una fotografía con un alto rango dinámico que tiene detalle tanto en luces como en sombras. © FG

Leer la luz

Aunque la cámara fotográfica y el ojo humano poseen muchas características en común, también presentan grandes diferencias. Una de las principales la encontramos en la imposibilidad de la cámara para captar un rango dinámico tan amplio como ve el humano –las cámaras más modernas van ampliando este rango, pero aun queda lejos de lo que puede percibir nuestro ojo–

En esta foto se optó por mostrar la textura de las anclas. Para ello se realizó una medición puntual sobre el sujeto –1/2.000 s - f/4 - ISO 50– sacrificando así el color y el detalle del cielo. ©FG
Aquí se optó por una medición evaluativa –1/60 s - f/4 - ISO 50– para resaltar el contraste y la forma de las anclas recortándose sobre el sol poniente a cambio de sacrificar el detalle. © FG

Por ese motivo, en  muchas situaciones nos veremos obligados a tomar una decisión respecto a la zona que deseamos exponer correctamente. La fotografía resultante puede varían completamente según la decisión tomada, aunque no puede decirse que uno es mejor que el otro sino apelando al gusto personal.

Para lograr los resultados deseados con rapidez y sin tener que recurrir al método prueba-error, conviene desarrollar la habilidad de «leer la luz» observando la escena.

Este método consiste en imaginar en escala de grises el motivo que vamos a fotografiar, De esta manera podemos apreciar mejor las diferencias de luminosidad entre las distintas zonas y tomar las decisiones correspondientes en función de lo apreciado. 

Otra solución consiste en medir la luz sobre una superficie de tono medio como una cartulina gris o nuestra propia mano. La tarjeta gris resulta especialmente recomendable cuando queremos reproducir cuadros u otros objetos en los que mantener el color original resulta especialmente importante. 

Sunny f/16

Tradicionalmente se utilizaba un método de medición de luz que no ha perdido vigencia. Se conoce como la regla de «sunny f/16». Consiste en utilizar un diafragma f/16 con clima soleado. El tiempo de obturación ideal será el más aproximado al valor reflejado por la inversa del ISO. Es decir, en un día soleado, para un ISO 100, utilizaríamos los siguientes valores 1/125 s, f/16 o cualquiera de las combinaciones equivalentes. Con nublado claro, aumentaríamos la exposición en un punto, con nublado oscuro, dos puntos; a la sombra en un día soleado, tres puntos.

Si no queremos utilizar ese diafragma, basta acudir a la ley de reciprocidad para variar los valores. Es decir, si abrimos un punto de diafragma –f/11–, reduciremos en un punto el tiempo –1/250 s– y así sucesivamente

Puedes hacer la prueba y comprobarás que funciona perfectamente.

Un día luminoso no necesitamos hacer medición de luz para obtener una foto correctamente expuesta. A ISO 100, fijamos un tiempo de 1/125 s y un diafragma de f/16. O cualquiera de los valores recíprocos. En este caso, 1/500 s - f/8 - ISO 100. © FG
Etiquetas