Relación de aspecto

Relación de aspecto
23 de septiembre de 2021 Comentarios desactivados en Relación de aspecto Escuela on line escribeafer

El ser humano tiene visión horizontal, panorámica y en tres dimensiones. Percibimos la imagen ligeramente oscurecida y borrosa en la periferia. Aunque recibimos esa información, la ignoramos, centrando nuestra atención en las zonas centrales del campo visual. Cuando hacemos fotos, sin embargo, estamos condicionados por la forma del marco del visor que, habitualmente, se corresponde con la proporción del sensor de nuestra cámara. Al encuadrar, por lo tanto, estamos condicionados por este este rectángulo y esa relación de aspecto o proporción.

El ser humano ve en horizontal con pérdida de nitidez y luminosidad en los límites del campo visual. © FG

Las relaciones de aspecto más habituales en fotografía digital son 2:3 y 4:3. Muchas cámaras modernas ofrecen la posibilidad de utilizar proporciones diferentes. En realidad recortan la imagen pues no se puede variar la medida del sensor. En cualquier caso, estas variaciones afectarán únicamente al archivo JPEG generado por la cámara, pues la toma cruda –RAW– seguirá completa.

Con posterioridad a la toma, en función de la vida que tenga la fotografía –impresión, proyección, libro…– esta relación de aspecto se podrá variar. En muchos casos deberá variarse, pues las proporciones habituales de impresión o de proyección pueden no coincidir con la relación de aspecto del sensor.

Para evitar cortes indeseados conviene conocer qué relación de aspecto tiene el formato de salida y reencuadrar la fotografía adaptándola a esa nueva proporción.

Otras proporciones

Si bien el tamaño del sensor de nuestra cámara es el primer determinante a la hora de realizar la fotografía, existen otras relaciones de aspecto que se pueden tener en cuenta para componer la imagen.

2:3

Inventado para alargar el formato de la película y crear los negativos de 24x36mm. En la actualidad utilizan este formato casi todas las cámaras digitales. La razón de esta proporción, sin embargo, no obedece más que a la casualidad. De hecho, resulta más natural una proporción menos alargada como se puede comprobar por la proliferación de formatos más estrechos (libros, revistas, papel fotográfico…).

La mayoría de los sensores de cámaras digitales modernas utilizan la relación de aspecto 2:3. © FG

4:3

Formato original de televisión y vídeo, así como cámaras compactas de sensor pequeño. Originalmente tenía una resolución de 640×480 pixel. El cuatro tercios y micro cuatro tercios es uno de los formatos más populares tanto en papel como en digital. Esto se debe a su mayor naturalidad con respecto al extendido 2:3. Muy apropiado para fotografía vertical y para retratos. Al haber menos diferencia entre la altura y la anchura al ojo le resulta más sencillo situarse en la escena.

Las cámaras con sensores micro cuatro tercios, muchas compactas y gran parte de los teléfonos móviles incorporan sensores con la relación de aspecto 4:3. © FG

1:1

Formato cuadrado. Su origen está en las cámaras de película 6×6 y en la actualidad se ha popularizado con las aplicaciones para móviles. A pesar de esta divulgación, componer en cuadrado resulta más difícil por su equilibrio, por la rigidez formal que se impone en la imagen y porque la vista en todo momento tiende al centro.

La proporción 1:1 facilita la división simétrica en cualquiera de sus divisiones posibles. Esto condiciona las composiciones. © FG

5:4

Formato grande principalmente usado por cámaras de placas de 8×10 pulgadas.

16:9

Formato de alta definición de televisión. No es una proporción nativa en las cámaras digitales pero resulta interesante para ofrecer un aspecto más cinematográfico a la imagen y así dramatizar escenas con muchos elementos. Esta proporción resulta poco apropiada para composiciones en vertical pues produciría una imagen excesivamente estrecha que supondría un esfuerzo añadido tanto para componer como para el espectador.

El formato 16:9, propio de la televisión de alta definición posibilita encuadres poco habituales. © FG

2.35/2.40:1

Muy usado en pantallas de cine panorámicas y rara vez usado en fotografía; no sólo porque ninguna cámara lo incorpora en sus sensores, sino porque el corte que hay que realizar para lograrlo implicaría tirar casi la mitad de la imagen.

Muy utilizado en cine, el formato 2:35 permite contextualizar los primeros planos. © FG

Evita cortes aleatorios

Si bien la creación no conoce fronteras y un fotógrafo, como creador que es, no debería dejarse encarrilar por los estándares, si conviene ofrecer coherencia y criterio en el trabajo presentado.

Por ello, los cortes arbitrarios con el único objetivo de «quitar lo que me sobra», suelen significar mal gusto y causar impresión de descuido en la composición. Por esa razón la mayoría de los fotógrafos eligen mantener la relación de aspecto original del sensor.

Un caso diferente se presenta si estamos elaborando un libro, revista o similar en cuyo caso primará el criterio compositivo de la página. En este ocasión, sin embargo, el trabajo corresponde al diseñador y no al fotógrafo –aunque sean la misma persona–.

Pero la conveniencia de no cortar por lo sano no radica sólo en un capricho estético sino que composición y proporción caminan siempre de la mano: Los sujetos en la imagen no se distribuyen de igual manera en un formato cuadrado que en los cinematográficos 16:9 o 2:35.

Vamos a imprimir

A la hora de imprimir la relación de aspecto puede resultar un quebradero de cabeza. Las proporciones estándares de los papeles fotográficos rara vez coinciden con las proporciones del sensor.

En este cuadro puedes ver, diferenciados por colores, los formatos de impresión más habituales. © FG

Por ese motivo, debemos conocer cuál es la relación de aspecto de nuestro sensor y la del tamaño al que queremos imprimir. En el momento de mandar la copia al laboratorio deberíamos recortar el archivo de acuerdo a la proporción del papel para no llevarnos sorpresas.

Se da el agravante de que las medidas de los rollos de papel se establecen en pulgadas. Por ello, las medidas reales en centímetros difieren ligeramente del redondeo comúnmente usado

Para intentar ayudarte, te adjuntamos un cuadro con las proporciones más habituales.

Relaciones de aspecto más habituales en los papeles fotográficos. © FG
Etiquetas