A pesar de que las circunstancias no animan a lanzar novedades, Fujifilm y Sony han decidido apostar y empezar 2021 con nuevas cámaras fotográficas. Eso sí, cada una de estas novedades está orientada a un público muy diferente y específico. Fujifilm X-E4, para el fotógrafo viajero; Sony α1, orientada al ámbito profesional más especializado; Fujifilm GFX 100S para quien busca resolución y portabilidad.

Sony α1

Vista superior de la Sony α1. © Sony
Vista superior de la Sony α1. © Sony

Las cifras de la nueva Sony, más parecen un órdago a la competencia y un alarde de capacidades que una cámara pensada para vender.

Según el fabricante, se ha tomado lo mejor de la Sony α9 II y lo mejor de la Sony α7R IV. Es decir, la velocidad de una cámara deportiva y la resolución de una cámara de estudio.

Sensor apilado Exmor RS de 24x36mm de 50 Mpx de resolución, gestionado por un procesador Bionz XR capaz de alcanzar hasta 30 disparos por segundo. Quince pasos de rango dinámico, ISO nativo hasta 32.000, visor electrónico de 9,44 millones de puntos con un refresco de 240 fps, estabilizador de imagen de cinco ejes mejorado sobre la versión anterior.

759 puntos de autoenfoque distribuidos por el 92 % del área que permiten realizar seguimiento en tiempo real. No sólo de rostros humanos, sino de animales, incluidas aves. El seguimiento del foco se mantiene incluso durante el disparo continuo en ráfaga.

Vista trasera de la α1
Pocos cambios en el panel trasero de la Sony α1. © Sony

No pasemos por alto el nuevo obturador que, además de disparo completamente silencioso, permite sincronizar el flash a 1/400 s. Si la memoria no nos falla, algo nunca visto hasta este momento.

Las capacidades de vídeo también pretenden batir récords: grabación a 8K 30 p o a 4K 120 P. Para evitar los problemas de calentamiento de la Canon R5 que tanto dieron que hablar, incluye un disipador de calor distribuido por todo el cuerpo.

Una cámara concebida para un uso profesional tan exclusivo, también debía tener unas posibilidades de conectividad supremas. Por eso, además de Wi-Fi de doble banda con compatibilidad MIMO 2×2 2,4 y 5, incluye conector USB -C 3.2 de 10 Gbps y conector integrado Ethernet 1000BASE-T.

Además permite cargar fotos y vídeos a FTP mediante LAN inalámbrica, cable LAN de alta velocidad o smartphones anclados a USB.

No termina aquí la lista de incorporaciones de esta nueva Sony α1, pero excede a las pretensiones de esta nota enumerar todas ellas. Lo comentado puede bastar para hacerse una idea del camino que quiere seguir este fabricante.

Todo en la α1 sorprende. También el precio, 7.300 €. O quizá no sorprenda tanto; cien euros más barata que el buque insignia de Canon, la EOS DX Mark III presentada hace justo un año ahora. ¿Casualidad? Suponemos que no, obviamente, si no la demostración de que que puede desbancar al líder en el ámbito deportivo y de naturaleza.

Fujifilm GFX 100S

Vista frontal de la Fujifilm GFX 100S
Fujifilm GFX 100S ©Fujifilm

A pesar de que juega en una división diferente, tampoco debemos perder de vista el nuevo lanzamiento de Fujifilm, la hermana pequeña, al menos en tamaño de la ya conocida GFX 100.

Fujifilm siempre ha defendido las virtudes de los sensores APS-C para la mayoría de situaciones y, de no ser así ¿por qué conformarse con un sencillo 24×36 mm? Por eso, desde el principio apostó por la calidad de imagen de su sensor X-Trans en tamaño reducido para ampliarlo posteriormente en su sistema GFX.

Con un tamaño de 43.8 mm x 32.9 mm el sensor CMOS retroiluminado de 102 Mpx consigue un mayor rango dinámico y un desenfoque más interesante que los clásicos full frame.

Pero lo que más destaca de esta nueva cámara de formato medio es su reducido tamaño. Ahora se equipara a las cámaras de formato 35mm con la intención de sacarla de los estudios.

Con un peso de 900g, podrá utilizarse en exterior con la movilidad que ofrecen las cámaras con sensores y resoluciones menores, pero con la calidad de imagen de una cámara de medio formato.

Fujifilm GFX100 s
El tamaño de la Fujifilm GFX100s no difiere de cámaras con sensores más pequeños. ©Fujifilm

De gestionar la información captada por este sensor se encarga un nuevo procesador Quad-core X-Processor. Incluye un nuevo modo de simulación de película denominado Nostalgic Neg con el que suma un total de diecinueve emulaciones. Con la posibilidad de movimiento del sensor concebida para la estabilización, se puede alcanzar una resolución máxima de 400 Mpx.

Vista trasera de la Fujifilm GFX 100S. ©Fujifilm
Vista trasera de la Fujifilm GFX 100S. ©Fujifilm

Se ha agilizado la velocidad de enfoque, el refresco del visor y la respuesta del obturador. Al mismo tiempo se ha mejorado y aligerado el estabilizador de imagen que garantiza una compensación de seis pasos de exposición.

El cuerpo está realizado en aleación de magnesio resistente a polvo y humedad y protegido para poder trabajar en temperaturas extremas –garantizado hasta -10º–. El dial de modos incluye hasta seis memorias personalizables por el usuario.

La pantalla se puede abatir en cualquier dirección. Esto facilitará su trabajo en vídeo, que puede grabar en 4K a 30p en secuencias de 12 bits 4:2:2.

Esta nueva GFX 100S sale al mercado con un precio recomendado de 6.000 €.

Fujifilm X-E4

Vista frontal de la Fujifilm X-E4
Fujifilm X-E4. ©Fujifilm

Nos atrevemos a asegurar que la mayor parte de los lectores de este blog verán en este modelo el que más posibilidades reales tenga de incorporarse a su mochila de entre las nuevas cámaras fotográficas comentadas aquí.

Se trata de la cuarta evolución de un modelo clásico en el catálogo de Fujifilm concebido como cámara de viaje para fotografía callejera. Pequeña –315g–, y fácil de transportar, pero con la calidad y fiabilidad propia de toda la serie X.

Además, junto con esta cámara se ha presentado la revisión del pancake ya existente en el catálogo de Fujifilm. El Fujinon XF 27mm f/2.8 R WR que pesa tan sólo 84g y se nos antoja como el compañero perfecto tanto para la E-4 como para nuestras aventuras.

Fujinon XF 27mm f/2.8 R WR
Fujinon XF 27mm f/2.8 R WR. ©Fujifilm

La actualización más visible de este modelo lo encontramos en el diseño externo, que se ha simplificado para parecerse más a la X100. Así adquiere un aire más clásico que recuerda intencionadamente a las cámaras de película. También con esta intención se ha reducido la botonería al máximo.

Después de haber leído las cifras sorprendentes tanto de la Sony α1 como de la Fujifilm GFX 100S, los datos de esta pequeña X-E4 pueden parecer exiguos.

Sin embargo, bajo un aspecto sencillo se esconde un interior potente, pues comparte con la X-T4 casi todos los elementos importantes: Sensor X-Trans CMOS 4 de 26,1 megapíxeles, procesador X-Processor 4 y sistema de enfoque. Incluyendo velocidad, reconocimiento de rostros y capacidad de enfoque en condiciones de luz escasa –Anuncia hasta -7EV–.

Se ha añadido la pantalla abatible 180º. Una demanda que los usuarios reclamaban desde la aparición de la X-E3 y que hará más apetecible esta cámara a los creadores de video. Por ese motivo se han ampliado también las posibilidades de grabación, permitiendo 4K a 30p y full HD a 240p 4:2:0 de 8 bits internamente o 4K 30P 4:2:2 de 10 bits a través de su puerto HDMI.

Pantalla abatible en la Fujifilm X-E4
Pantalla abatible en la Fujifilm X-E4. ©Fujifilm

El precio recomendado para esta pequeña y potente Fujifilm X-E4 la hacen aún más apetecible, pues se anuncia a 900 €. En el caso de adquirirse en kit con el remodelado y mencionado pancake, el precio sube tan solo 150 €. Por lo que ratificamos nuestra opinión de «pareja perfecta».

Tres nuevas cámaras fotográficas para tres tipos de fotógrafos completamente distintos –aunque complementarios–. ¿Con cuál de ellas te quedas?